Hay un monstruo en mi cuarto!!

mostro

Desde muy pequeña he sido muy miedosa. Tengo vagos recuerdos de mi infancia más temprana pero puedo revivir con claridad las pesadillas que tenía cuando aún ni siquiera había cumplido los 3 años.

Mis padres nos acostaban muy temprano a mi hermano y a mi, y ese tiempo interminable e infinito hasta conciliar el sueño era realmente aterrador. El cuarto oscuro albergaba sombras de miles de formas que acechaban mi cama, se escondían en el armario o detrás de una cortina.

Trataba de permanecer inmóvil con la mirada fija en el techo para evadir aquellos seres de la oscuridad hasta que ya no podía tolerarlo más y pedir socorro se hacía necesario. La respuesta siempre era la misma.. “no tengas miedo hija… los monstruos no existen…” Así transcurrieron muchas noches. Trataba de confiar en la palabra de los adultos y me la repetía una y otra vez “los monstruos no existen”.

Con el paso del tiempo me he dado cuenta, de que si bien esos seres aterradores que visitaban mi habitación cada noche, eran producto de los juegos de mi mente, convirtiendo en escalofriantes imágenes, unos cuantos juguetes, paños o cualquier otro objeto, que al cobijo de la sombra podían adoptar cualquier forma, también he podido constatar que los monstruos sí existen. Algunos más terroríficos que otros.

Por eso, cuando mi nena de 3 años (parece que esta es la edad de las pesadillas) se despierta asustada porque hay un monstruo al lado de su cama, no le digo que los monstruos no existen. Prefiero decirle que a pesar de lo feos que parecen algunos pueden no resultar tan malos. Otros son muy traviesos y solo les gusta molestar.

El destino ha escogido situaciones muy intensas para mí, en las que mi vida ha corrido peligro. En esos momentos, el miedo es el único presente. Eso me ha ayudado a entender que no es una emoción negativa. Muchas veces está ahí para protegerte, otras para prevenirte, para que vayas con cautela y en algunos casos incluso para que te muevas, para que actúes.

Muchos le temen al miedo, prefieren evadirlo o superarlo. Yo creo que el miedo hay que en primer lugar aceptarlo, reconocerlo y escucharlo (siempre está tratando de decirnos algo) y casi siempre (con excepción obviamente de las situaciones en las que nuestra vida corre riesgo real) somos nosotros mismos los creadores de nuestros propios monstruos.

Hay dos frase que me encantan y que llevo conmigo siempre:

“Beyond fear lies freedom”(más allá de los miedos está la libertad)

“Feel the fear and do it anyway” (siente el miedo y hazlo de todas maneras)

La vida es una aventura.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s