Pariendo una Madre

pariendo madre fb

17 de Enero, 1991. Eran aproximadamente las 9 de la mañana de un jueves cualquiera (venga, que no es que me acuerde que era jueves, que todo está en internet), caminaba hacia el consultorio del obstetra que controlaba mi embarazo. No tenía aún los 20 cumplidos, recién entraba en el 8vo mes y me tocaba consulta ese día. Desde el mes 6 comencé a tener contracciones, así que me recetaron medicamentos para aliviar los dolores y esteroides para madurar los pulmones del bebé. Me dispuse a someterme a mi revisión de rutina, cuando de la manera más inesperada, el médico me anunció que tenía 2cm de dilatación y que debía ir de inmediato a la clínica (que estaba cruzando la calle). Sin ponerle mucha cabeza al asunto y contrariando todas las leyes de la física, decidí no cruzar la calle hacia la clínica…Me fui a casa, me dí un baño (rápido), recogí mi ropa, preparé la ropa del bebé (no esperaba parir ese día, así que no tenia nada armado) y llamé a mi familia. Mi abuela llegó a buscarme en cuestión de minutos (mi mamá no maneja y mi papá estaba trabajando al igual que el padre de la criatura). Llegué a la clínica total y completamente relajada. Creo que nunca habia estado tan tranquila y calmada en mi vida. Me prepararon y me llevaron a una habitación. Allí comenzó el trabajo de parto. Contracciones que van y vienen, inhala – exhala y así pasaron unas cuantas horas. Las contracciones se hacían más frecuentes pero el muchachito nada que salía. Cerca de las 5 de la tarde, si mal no recuerdo (eso no lo conseguí en internet) El doctor me informó que me harían una cesárea. Jo!.. fue como un balde de agua fría (de verdad quería parir) pero por más que le supliqué y juré que me esforzaría pujando, no conseguí hacerle cambiar de opinión, así que peridural y a quirófano! (luego me contó mi abuelo, que era médico, que los ochomesinos no encajan, el nunca entendió porque me pusieron a hacer trabajo de parto… en fin, los misterios de la medicina). Fue así como llegó a mi vida una de mis más grandes bendiciones. Hoy cumplimos 24 años de lo que podríamos llamar, la más increíble de las aventuras. Fines de semana de parques, cine y paseos. Viajes en avión, en carro, acampadas en la playa, conciertos y noches de call of duty. Llevadas y traídas, idas y buscadas, kinder, colegio, universidad y más recientemente profesión compartida. Un vínculo que dejó de se fuerte para volverse  inquebrantable. Siempre he pensado que más allá de óvulos y espermatozoides, a los hijos se les concibe, antes que en el útero, en la mente y en el corazón y desde ese mismo momento ya existen, solo a la espera de encontrase en el vientre de quien los pensó con amor. Yo a los 15 años ya sabía que sería madre, que sería un varón, que se llamaría Sebastián y que daría luz a la persona que soy hoy. De esas cosas misteriosas de la vida que no tienen explicación lógica, sabía con certeza (como quienes se conocen desde siempre) que tendría la fortuna de encontrar a quien estaba al otro extremo del hilo rojo del destino.

Anuncios

4 comentarios en “Pariendo una Madre

  1. Se me aguaron los ojos de la emoción con tu relato de como eres madre desde los 15 años porque ya sabías que ibas a serlo, que ibas a tener un varón y que iba a llamarse Sebastián y no me dijiste nada de eso, de haberlo sabido me hubiera asustado mucho de saber que tenías el don de la videncia pero te hubiera abierto un consultorio para decirle el futuro a las personas de nuestro entorno, eso sí a mí, ni una palabra de lo que me espera. jajajajajjajja. Me da miedo.

    Le gusta a 1 persona

    1. jejejejejeje… Más que visiones son sentires. Cuando los sueños se adueñan de nosotros con fuerza y claridad, es cuando comenzamos a construirlos y es entonces cuando se hacen realidad. Tampoco me gustaría ser vidente, pero si creo que todos tenemos el poder de crear nuestro destino.

      Me gusta

  2. Es asi flaca, cuando lo sientes, lo sientes. Desde que jugaba muñecas con Susy (mi hemana), ella siempre simulaba a que tenía cinco hijos y yo le decía “que va, no voy a tener uno solo y será niña. Siempre era de esta manera. Ella además simulaba trabajar en un colegio y yo abogada o empresaria. Y la vida nos dio la razón y ella cumplió su designio y casi tiene cinco porque perdió un embarazo. Yo por mi lado siempre sentí que sería madre tarde y cuando lo adiviné (antes de la famosa prueba casera) ya le tenía nombre. Nunca pensé en nombres para niño … y hoy Joanne está aquí, tan especial como la soñé.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s