La pareja perfecta …existe?

Amor MS

“Los hombres son como los teléfonos públicos… los que sirven siempre están ocupados”

“Demasiado buenmozo, demasiado inteligente, demasiado educado… si no está casado es gay”

Así crecimos, convenciéndonos de que los hombres buenos eran una especie rara muy difícil de hallar.

Aquí voy a soltar unas cuantas confesiones que muy pocos saben. Siempre fui muy enamoradiza (dolor de cabeza para mis padres) A los 19 años me casé, creo que pensando que era mejor agarrar el teléfono público que encontré desocupado y averiguar después si servía o no. Como supondrán, para cuando tenía 23 ya estaba legalizando la separación y es que no es cuestión de quién sirve o quien no, sino de estar listos (debo decir que hoy en día tengo una excelente relación con mi ex esposo e incluso con su actual esposa, con quien ya tiene más de 10 años y dos bellos hijos).

Después del divorcio me sentía perdida. Tenía la autoestima hecha trizas (es lo que pasa cuando delegas la propia estima en otro) necesitaba la revancha, así que pasé por varias relaciones, una más desastrosa que la otra. Debo reconocer que a más de uno le rompí el corazón (pido perdón aunque sé que seguramente ni quieran saber de mi). Después pasé por un ciclo en el que tuve un par de novios menores que yo. No sé si estaba buscando hombres inmaduros para que jugaran con mi hijo, lo cierto es que eran relaciones que evidentemente no llegarían a ningún lado.

Entonces le tocó el turno a la soledad. Debo confesar que fue un tiempo que disfruté en profundidad. Pasaba mis fines de semana en el cine con mi hijo, viajamos juntos, salíamos. Sentía de alguna manera que había llegado la calma, sin embargo, de vez en cuando, escuchaba esa vocecita (creo que era Ernestina) que me decía: “te vas a quedar sola para siempre“. Por supuesto y como era de esperar, entramos en la etapa en la que las amigas se preocupan de verlo a uno solo y no faltó la que no me presentara al hermano o al cuñao.

La revelación se me presentó, cual cachetada en la cara, el día en el que me di cuenta, que a lo largo de por lo menos un par de años, todos los pretendientes que tenía eran casados o estaban comprometidos. En una ocasión, uno llegó a proponerme “montarme” un apartamento y demás. Se trataba de un reconocido médico de Caracas, casado y con 3 hijos, que acostumbraba a mantener al menos una relación extramarital seria, sí… así como leen. Varias llamadas recibió de la esposa mientras me hacia la “propuesta indecente” en su propio consultorio (la verdad agradezco su sinceridad, podía haberme engañado). Por supuesto no acepté, no porque no fuera tentadora la oferta, sino que el costo, sobre todo por mi hijo, sería muy elevado. Sin embargo, creo que fue precisamente esta experiencia la que me permitió darme cuenta que era yo la que buscaba relaciones en las que la palabra “compromiso” fuese imposible, bien por miedo al cambio y al riesgo que cualquier relación seria conlleva o bien también por esa extraña adicción a la victimización que tenemos los seres humanos (hoy gracias a una gran amiga he tenido la suerte de enterarme de la existencia de un psicólogo catalán de nombre Enric Corbera que afirma que la victimización y la culpa son emociones adictivas, busquen sus video en youtube si les entra curiosidad por saber más).

Fue entonces cuando decidí revisar que era lo que pasaba conmigo y hacer un trabajo de limpieza.

Mi prima, conversando un día conmigo me dijo, palabras más palabras menos (eso fue hace más de 10 años) “Si quieres encontrar una relación estable, debes comprar ropa interior nueva. Bota la vieja y renueva tu ropa interior” Ojo, que esto suele prestarse a malinterpretaciones, no se trata de darse un paseo por victoria’s secret y listo. Les explico la manera en la que yo percibí el ejercicio, porque para mi, realmente fue revelador. Cuando estamos solos, muchas veces solemos descuidar nuestra ropa interior, total, nadie la ve y justamente ahi está el detalle. Debemos empezar a cuidarnos y querernos a nosotros mismos primero, de adentro hacia afuera, sin importar si nos ven o no.

Por otro lado, había escuchado la historia en una oportunidad, de una chica que estando sola, preparó su casa y la acondicionó para recibir a la pareja de sus sueños. Cambió su cama individual por una matrimonial y ocupaba solo un lado. Hizo espacio en el armario, compró tazas, vasos y demás artilugios del hogar en pares y siempre dejaba un espacio en el garage como para otro carro. Adicionalmente, fue muy específica en sus requerimientos (quiero una pareja así, así y asao)

A lo largo de una vida romántica algo desordenada he aprendido estas 4 cosas fundamentales:

1- Quererse y cuidarse a uno mismo.

2- Estar atento, entendiendo cuales son los posibles bloqueos (tomar responsabilidad).

3.- Esperar siempre lo mejor y actuar como si… (como dirían los gringos “as if”)

4.- No entregar la responsabilidad de la propia felicidad al afuera (adueñarse/empoderarse).

Una vez hecho el trabajo en mi, fue entonces que llegó a mi vida, de manera casi mágica, el hombre maravilloso que hoy y desde hace ya 9 años me acompaña, con quien comparto un dulce ponquecito y que ha sido mi soporte y apoyo (y además me soporta).

Somos amigos, socios, esposos, compañeros de sueños y aventuras. No voy a decir que todo ha sido color de rosas, hemos enfrentado desafíos, como cualquier pareja. La convivencia suele ser complicada hasta que comprendemos que somos espejo y que lo que nos molesta en el otro es algo que se nos muestra para ver en nosotros mismos, esto sin duda es lo más denso y difícil de tragar, pero una vez que lo entendemos las cosas comienzan a cambiar. Además el muchacho lava, plancha y abrillanta y eso es un punto importante a tomar en cuenta =D

Si me preguntan hoy “la pareja perfecta existe?” con certeza puedo decir que No! o Si!? La perfección como tal no existe, pero todo dependerá de lo que en el fondo cada quien esté buscando. Como bien decía mi querido amigo Albert Einstein “todo es relativo” y no todos queremos lo mismo. Cada experiencia se nos presenta como ese espejo que nos muestra aquello en lo que debemos trabajar para crecer y evolucionar.

Primordial, mirar adentro.

Yo encontré la mía.. o él me encontró a mi…

Anuncios

4 comentarios en “La pareja perfecta …existe?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s