Hijo único hasta las 20

hijo unico

La llegada de un hermanito definitivamente siempre es motivo de alegría para la familia, pero es un evento que puede generar temor y celos en los hermanos mayores, sobre todo si el tiempo de hegemonía es largo.

Como muchos ya saben, tuve a mi hijo muy joven y me divorcié de su papá cuando él apenas tenía 3 añitos. Fueron momentos difíciles que logramos superar gracias al apoyo familiar. Pasé muchos años sin una relación estable lo que hizo que por mucho tiempo fuéramos solo “Mi hijo y Yo”. Creo que eso favoreció que se creara entre nosotros un vínculo indestructible y como el “gap generacional” no era tan amplio (solo 20 años) y yo siempre me he caracterizado por ser de mente bastante abierta, pues eso ayudó también a que desarrolláramos una relación más de amigos que de madre-hijo. Hacíamos de todo, desde ir al cine hasta ir a conciertos o viajar juntos. Como es músico (entre otras cosas), muchas veces me tocó hacer de transporte de la Banda. Sin duda una época que disfruté en exceso!

De manera inconsciente, mis parejas debían ser aprobadas por él. Era algo tácito, pero yo sabía cuando había aprobación y cuando no. Así transcurrieron nuestras vidas hasta que apareció @papasometido, que supo integrarse y ganarse el puesto en el grupo. Además se convirtió en el fotógrafo oficial de los “toques”. No nos perdíamos ningún concierto. Nuestras noches terminaban cargando con una cantidad de muchachos que solo los amortiguadores del carro conocen.

Tener otro hijo fue algo que siempre deseé. El tiempo pasó y de repente me encontré con 39 años y el reloj biológico gritándome “se te acaba el tiempo!!” Así que, con la anuencia de mi queridísimo Gineco-obstetra, decidimos comenzar a buscar y casi llegando al 6to mes de intentos conseguimos nuestro ansiado “positivo” (después del 6to mes debíamos someternos a tratamientos de fertilidad).

Debo decir que mi embarazo fue un paseo por el parque. Todo fluyó de manera perfecta y armónica, pero había algo que me preocupaba. No quería que mi hijo mayor se sintiera relegado. Ustedes dirán, pero bueno, ese es un tarajallo ya!! y ciertamente, es así, pero para mi era importante que a pesar de ser un joven de 20 años se sintiera integrado, sobre todo, tomando en cuenta, que después de tantos años disfrutando de la exclusividad de ambos de sus padres (hijo único de una pareja divorciada), de la noche a la mañana pasó a tener 3 hermanos!!, 2 por parte de su papá y una por parte de mamá.

Conversando sobre el tema con mi prima (consejera de lactancia y facilitadora de nacimiento, que a pesar de la distancia fue de gran apoyo para mi) me dijo: “mira, haz lo siguiente… compra un detallito, un regalito que tu sepas que a él le puede gustar, y el día que la bebé nazca, se lo das de parte de ella. Un regalillo de Sofí para su hermano.

A mi me pareció una idea tan bonita que sin dudar lo hicimos y además incluimos a mi sobrino que para entonces tenía 8 años y fue quien más compartió conmigo durante mi embarazo (el ponquecito puede pelear con el mundo entero, menos con él, su primo es para ella lo más!!)

A veces no le damos mucha importancia a los sentires de los hermanitos mayores, cualquiera que sea la edad. Pensamos que es normal que sientan celos, temor, inseguridad, etc y que ya se les pasará, pero es importante que hagamos todo lo que está en nuestras manos para que se sientan incluidos y a pesar de lo complicado que pueda parecer, es un trabajo que mami debe hacer. Muchas veces nos apoyamos en papá, tíos y abuelos para que nos den una mano con el resto de los chipilines, pero para un niño, la cercanía con su madre es fundamental independientemente de su edad.

Además de ese detallito que regala el bebé que nace hay muchas cosas que se pueden hacer para que los mayores se sientan incluidos:

– Invítalos a participar en la alimentación y cuidados del bebé, mientras amamantas o das biberón pídele que te acompañe y cuéntale como hacías lo mismo cuando él/ella era un bebé.

– Pídeles que te ayuden, que le cuenten una historia al hermanito o le canten una canción.

– Cuando el bebé llore pregúntale “qué podemos hacer para calmarlo” “tendrá hambre, sueño, que crees tú?”

– y muchos besos, abrazos y amapuches de todo el clan, pero sobre todo de mami, para que no sientan que han sido desplazados en el amor, de quien para entonces, era solo para ellos.

Es una tarea difícil pero no imposible. Con paciencia, mucho amor y el apoyo de familiares y amigos se puede lograr. Esos pequeños detalles que cuidemos o dejemos de cuidar son los que a la larga tendrán un impacto negativo o positivo en la salud emocional y autoestima del niño.

Cómo han manejado ustedes la llegada de nuevos miembros a la familia? Cómo ha sido la experiencia?

Anuncios

Un comentario en “

  1. así es, nunca,nunca decirles espérate que el bebé está llorando o cualquier motivo, siempre invitarlo a ver qué sucede, por qué llora tu hermanita (en este caso) o por qué no quiere comer y pedirles ideas para cambiar lo que molesta a la bebé.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s