Vestida por mi peque!

VestidaxMi Peque

En días atrás publiqué en mi cuenta de instagram un ejercicio que llevó a cabo Summer Bellessa, una mami bloguer (creo que es actriz también) que escribe para Babble.com, ella decidió un día que si durante 3 años había vestido a su hijo, era hora de darle la oportunidad de invertir los papeles y que por una semana fuera el pequeño quien la vistiera a ella. Los resultados fueron increíbles, al menos así lo considero yo. Para quien desee, los invito a visitar su blog…

http://www.babble.com/style/i-let-my-toddler-dress-me-for-a-week-heres-what-happened/

Unas semanas más tarde de haber leído esta historia supe de una española que también se atrevió a dejar que sus hijas la vistieran y la verdad es que me pareció genial por lo que no puedo dejar de compartir también su experiencia…

http://www.tigriteando.com/7-cosas-que-aprendi-en-el-reto/

Pero el cuento no termina ahí y como muchos ya sabrán, yo me uní al clan luego de recibir la sugerencia de Estephanía Ramos @mami_en_alemania de hacer el reto. Al principio dudé, pero luego pensé…

“bueno, trabajo en casa y esta semana no tengo reuniones o diligencias importantes así que no corro tanto riesgo… vamos a intentar”

Debo decir que lo que comenzó como un juego muy divertido (sobre todo para @papasometido) se fue convirtiendo en toda una experiencia reveladora y sumamente enriquecedora.

Esta actividad me permitió darme cuenta de varias cosas que les enumero a continuación:

1.- Tengo más ropa de la que imaginaba.

incluso había prendas que había olvidado que tenía, es decir, ahora entiendo que no es que no tengo nada que ponerme, sino que siempre me pongo lo mismo… lo que me lleva al segundo punto…

2.- Que aburrida soy vistiéndome!!

Mi mayor preocupación era que el Ponquecito me hiciera poner cosas locas, que no combinaran o me hicieran ver ridícula, porque si bien trabajo en casa, tengo que salir para llevarla al cole y recibir correspondencia, pero nada más alejado de la realidad!! Lo que sí sucedió es que escogió prendas que jamás me había visto puestas e hizo combinaciones que para mi hubiesen sido inimaginables pero que se veían súper bien!!

3.- Subestimamos a los niños

En la noche, luego de bañarnos, le pedía que escogiera la ropa que me pondría al día siguiente. Ninguna de las dos es lo que llamarían los gringos “a morning person” así que para evitar conflictos y retrasos mañaneros dejábamos todo listo la noche anterior. Debo confesar que me acostaba un tanto preocupada por el atuendo a lucir al día siguiente, pero cuando llegaba el momento de vestir quedaba realmente sorprendida de su habilidad para combinar piezas que además seleccionaba con mucha rapidez (no tardábamos más de 2 minutos).

4.- Rompimos la inercia

Todos los días nos arropa la misma rutina. Desde que abrimos los ojos actuamos como robotitos, haciendo siempre lo mismo. Esto me permitió romper con todos los esquemas y ver las cosas desde otra perspectiva.. la de una niña de 3 años.

5.- Reforzamos autoestima y aprendimos liderazgo

Darle a un pequeño de 3años la responsabilidad de vestir a su mamá (o su papa, por que los papis también pueden  hacerlo… por cierto) cuando siempre ha sido al revés, les permite explorar su capacidad para la toma de decisiones, resolución de problemas, eso sin mencionar el importante trabajo de combinar colores, textiles, prendas, accesorios, estampados, entre otros factores que convergen en el complicado proceso de vestir a una mujer, pero además, creo que el hecho de que el niño vea que su mamá tiene confianza absoluta en sus decisiones y se deja guiar por él, es un punto sumamente importante que permite reforzar la seguridad del pequeño en si mismo.

6.- Confianza

Por último, toda esta experiencia me enseñó a confiar más en mi pequeña. Estamos acostumbrados a controlarlo todo y pensamos que no son capaces de elegir lo que ponerse, lo que comer o como peinarse cuando en realidad, están más preparados que nosotros mismos, porque no tienen nuestros vicios. Son capaces de decidir desde la inocencia, desde la novedad, desde el asombro de descubrir cosas nuevas.

Tal vez ya no sea ella quien me vista por completo, pero sin duda dejo la puerta abierta para escuchar sus sugerencias, no solo en mi vestir sino en el de ella también y en los muchos otros aspectos de nuestra cotidianidad, porque no hay nada más maravilloso que vivir la vida a través de los ojos de un niño.

Se atreverían a hacerlo? … Les puedo asegurar que más que una trivialidad es una experiencia que les dejará muchas enseñanzas.

Anuncios

4 comentarios en “Vestida por mi peque!

  1. Pues te sigo en el Instagram y veia dia dia los look escogidos por tu ponquecito y me encantan! pero me mas me encanta ver todo lo aprendido con este ejercicio, tienes toda la razón tenemos la costumbre de controlarlo todo y esto en ocasiones no nos permite dejar que ellos sean lo que son, niños.

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s