Pasitos, pasito…

pasitos2

Lo confieso, soy muy comparadora. La mayoría de las veces procuro no manifestar mis comparaciones a viva voz, pero no puedo evitar hacer comparaciones mentales, no solo de mis hijos entre ellos y entre ellos y otros niños; soy de las que se compara a si misma con cuanto ser existe dentro del perímetro visual e incluso he llegado a compararme con quien solía ser. Mi hijo mayor dio sus primeros pasos a los 9 meses, así que cuando el Ponquesito arribó a su décimo mes de vida, comencé a mirar alrededor con cierto grado de ansiedad. Consulté con Mr. Google, quien no lucía particularmente preocupado, tampoco así el pediatra, por lo que decidí recurrir a otras mamás. Algunas me dijeron que era normal, que las niñas eran más lentas para caminar, hasta que me encontré en el parque a una chiquita de 7 meses que caminaba mejor que cualquier explorador. Escuché cualquier cantidad de consejos: inscríbela en un baby gym, llévala a la playa, pon una alfombra en tu casa,  cómprale zapatos de suela dura, o mejor de goma, o mejor descalza … y como al ponquecito le gustaba andar descalza pues así se quedó. Cuando cumplió el año ya lo habíamos probado prácticamente todo, era sencillo, la niña no quería caminar y para rematar, tenía una muy peculiar manera de gatear. No lo hacia de la manera tradicional, apoyada en ambas rodillas sino apoyada en una sola y la otra piernita extendida (según mi madre yo gateaba igual). Llegó Navidad y con ella sus primero 14 meses de vida. Ya habíamos soltado todas las expectativas

“que camine cuando le dé la gana”

y de repente, un buen día (por supuesto el más inesperado) la vimos pararse solita, sin agarrarse de nada y dar un micro pasito. Nos quedamos paralizados!

Por fin su primer pasito!!

a partir de ahí comenzó la carrera detrás de ella. Ya se había vuelto indetenible! y nosotros ya empezábamos a añorar a la bebecita que en algún momento necesito de nuestros brazos…. pasitos4

La mayoría de los padres pasamos mucho tiempo esperando que sucedan eventos que pertenecen al futuro, queremos que aprendan a gatear, a caminar, las papillas, los sólidos, tomar en vaso, a leer, a escribir y nos olvidamos de disfrutar cada instante, respetando el ritmo de cada uno. Cuando nos damos cuenta, ya están a punto de entrar a la universidad y nos preguntamos

“Cuándo crecieron?”

Anuncios

3 comentarios en “Pasitos, pasito…

  1. Joanne, mi hija, parecia ir adelantada en todo. incluso tomaba su tetero sola a los 4 meses; ella lo sostenia con unas asas especiales. Pero al acercarse al primer año, de caminar nada de nada y de tanto oir mil sugerencias y comprar un andador que nunca uso, me canse y dije ” no creo que llegue al matrimonio gateando” y me calme. A los 16 meses de nacida, sin mas ni mas, se levanto del piso y recorrio toda la sala sin titubear y sin sostenerse de nada. Parecia una experta. Cada niño es un mundo y ellos saben el momento exacto para dar ese GRAN PASITO.

    Me gusta

  2. Pues esta historia es similar a la de Bianca . ..gateaba igualito arrastrando una pierna y desde el año caminaba pero con un dedo agarrado a su papá o a mi…y el dedito agarrado paso varios meses hasta que camino sola y no paró casa de su abuela un domingo .. no recuerdo la fecha pero hay video de eso …su prima inmortalizó ese día con videito de cel

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s