10 cosas que sé ahora que tengo cuarenta y tantos…

44

A pocos días de cumplir mis primeros 44 años en este increíble planeta, me he puesto reflexiva y me ha dado por hacer una revisión exhaustiva de mi vida hasta ahora… y lo primero que me viene a la mente, si bien aún no hago muchas de las cosas que quiero y planeo hacer es… caray cuánto he vivido! puedo decir que han sido años de mucha intensidad, cargados de incontables errores y traspiés que me permitieron construir a pulso quien hoy soy.

Todavía recuerdo mi angustia aterradora cuando tenía 29 años y me acercaba a los devoradores 30. Podía sentir en mis huesos, en mi piel y en todo mi ser ese pánico de quien se acerca al final de su vida… Nada más lejos de la realidad. Creo que a los 30 comenzó el camino hacia una especie de renacimiento, de auto-descubrimiento y auto-aceptación que aún no termina. Puede parecer una frase cliché pero, chicas! (porque a las chicas como que nos preocupa un poco más el tema de la edad) la vida no acaba, ni a los 30 ni a los 40, ni a los 50, en realidad acaba con el último suspiro, con el último entusiasmo, con las últimas ganas y aún así todavía se puede retomar el camino …

Así que para celebrar mi cumple les comparto esas 10 cosas que he aprendido a lo largo de mi vida y que daba por sentado en mi temprana juventud:

1.- Usa protector solar!

Mi piel es blanca como la leche y el más mínimo rayo de sol hace que me salgan pecas. Como desde que tengo uso de razón odiaba mi blanca palidez, pues me sometía a intensas sesiones de bronceado. Literalmente me achicharraba, más de una vez agarré una insolación mortal con ampollas incluidas! Las células tienen memoria y el daño producido por el sol pasará factura tarde o temprano, así que la próxima vez que vayas a la playa “usa protector solar”

2.- La verdad absoluta, no existe.

Nadie es poseedor de la verdad, cada quien tiene la suya y propia. Cuando entiendes esto, dejas de molestarte por la opinion de los demás y dejas de juzgar.

3.- Todas las limitaciones son auto-impuestas.

A lo largo de estos años he tenido la oportunidad de conocer historias increíbles de personas comunes que decidieron pasar por alto sus aparentes limitaciones, discapacidades, edad, sexo, falta de dinero, etc para lograr lo que les vino en gana.

4.- Nunca es demasiado tarde.

Jeff Bezos (amazon), y Ray Kroc (Mc Donald’s) iniciaron sus negocios a los 40 y 50 años respectivamente. Enric Corbera decidió a los 44 años ponerse a estudiar psicología. Anna Mary Robertson comenzó su carrera como pintora a los 78 años (una de sus pinturas fue vendida en 2006 em $1.2mm) Laura Ingalls Wilder publicó sus primeras historias a los 65 años (fueron la base de la serie “la Casita en la Pradera”) Así que eso de “ya estoy muy viejo para esto” no aplica.

5.- Nada tiene poder más allá del que tú le confieres.

Olvídate de la brujería o el mal de ojo. Cualquier cosa tendrá poder sobre ti si así lo decides. La ciencia ha demostrado que en muchos casos el efecto placebo es casi tan efectivo como el tratamiento con la droga. Incluso he leído sobre operaciones a las que son sometidos algunos pacientes, a los que no se les practica ningún procedimiento quirúrgico real, más allá de hacerlos creer que fueron operados y se recuperan. Ni hablar de las personas que comen lo que quieren y no les da ni coquito, en cambio otras que se cuidan de más presentan alguna enfermedad. No estoy invitando al descuido “ojo”!! pero sí al equilibrio, que daña más tu creencia/emoción con relación a lo que te llevas a la boca que el alimento en si.

6.- Quien más te hace enfadar es tu mejor maestro.

Basada en la teoría de la Unicidad, en la que todos somos uno y formamos parte de la misma fuente, cada persona con la que nos encontramos en el camino nos sirve de reflejo, bien para ver nuestra grandeza y santidad o nuestra sombra. Estoy convencida que somos seres espirituales viviendo una experiencia humana en la que la dualidad prevalece porque así fuimos programados para percibir, con etiquetas como bien y mal, correcto e incorrecto, luz y sombra, éxito y fracaso, etc. Cuando alguien te moleste sobremanera, pregúntate “para qué se me presenta esta situación/persona?” Qué hay aquí para mí para ver y aprender de mí mismo? cómo me enfrento y actúo? en quién me convierto yo frente esa persona/situación? Habla siempre de ti, no del otro.

7.- Un paso a la vez.

Como mi nombre lo dice, soy una estresada. Fueron mis hijos, sobre todo el mayor, el que de forma clara me lo hizo ver. Cualquier situación que se me presentaba era un stress para mí a lo que el siempre me decía “relájate man”. He aprendido que las cosas pasan, me estrese o no, la diferencia radicará en cómo reacciono ante cada evento. He aprendido que ante situaciones que me sobrepasan o que no sé como enfrentar, lo ideal es ir un paso a la vez.

8.- Adiós al “qué dirán (y al qué diré).

Mi apariencia física siempre me atormentó. Blanca como la leche, pecosa y con canas prematuras desde los 15, mi vida se convirtió en una lucha contra la persona que veía en el espejo. Si bien aún sigo experimentado cierta resistencia, me pinto el cabello, me maquillo y trato de estar medianamente arreglada, he ido poco a poco aceptándome como soy. Varios experimentos han demostrado que somos sumamente críticos con nosotros mismos y que la mayoría de la gente nos ve mejor de lo que nos vemos nosotros.

9.- Menos es más.

Tengo casi 44 años acumulando cosas que ni sé que tengo. He comprado cosas que jamás he usado y que solo sirven para ocupar espacio, llenarse de polvo y hacer de la limpieza del hogar una tarea aún más ardua y fastidiosa de lo que ya por sí es. No podía ver un 2 x 1 porque lo compraba solo por la oferta!!! Pero ya no más, así que a botar y a comprar con conciencia. Como se que mi esposo se va a agarrar de este punto por siempre, considero importante acotar que no aplica en el caso de blusas, zapatos y carteras.

10.- Esto no es una competencia. No tengo nada que demostrar.

Esta ha sido la más difícil para mí. Constantemente me descubro comparándome y compitiendo con otros y hasta conmigo misma. Finalmente he entendido lo desgastante de esta  práctica, entiendo que todos somos únicos y que si bien puedo inspirarme en otros, soy suficientemente valiosa simplemente por quien soy.

 11.- Sé que el título dice 10 pero no podía dejar esta por fuera… Cuando se encuentren enfrentados tu corazón y tu razón… siempre haz caso al corazón, es él quien siempre tiene la razón (aunque a tu mente le parezca lo contrario).

Anuncios

Un comentario en “10 cosas que sé ahora que tengo cuarenta y tantos…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s