Cómo (NO) frustrar el talento de tu hijo ?

talento

Cuándo tenía unos 14 años (creo) me dio porque quería aprender a tocar guitarra. Mi papá, con la ilusión de tener la versión femenina de Paco de Lucía en casa, me compró la guitarra y me inscribió en clases de música. Una vez a la semana me llevaba religiosamente y esperaba que saliera. Fueron 2 o 3 años  (ya no recuerdo) de clases muuuyyy aburridas de teoría y solfeo. Cuando por fin agarré la guitarra ya estaba tan fastidiada que lo único que logré sacar fue “estrellita donde estás ‘ y “los pollitos”. Pasaba horas practicando pero nada. Hasta ahi llegó la pasión por la guitarra.

Habiendo cumplido los 15 años, mi hijo mayor llegó un día con el mismo cuento. Al parecer es un asunto de la adolescencia. Yo por supuesto, lo desestimé por completo. Basada en mi experiencia y asumiendo que en su caso sería igual, hice caso omiso a sus deseos con un típico “eso es una locura, un capricho, ya se te pasará”

Afortunadamente no se le pasó y como buen hijo de padres divorciados hizo lo indicado y dirigió sus requerimientos en esta oportunidad a papá, que como tiene más oído musical que esta servidora y un hermano baterista, no dudó en comprarle una guitarra con su correspondiente amplificador. Yo seguía pensando que ese era un gasto innecesario de dinero. Claro, estaba viéndolo desde mi experiencia y el dinero que ya mi papá había perdido en mi sueño frustrado de ser guitarrista. Además la vida de músico no era precisamente lo que tenía en mente para él.

Lo cierto es que comenzó reuniéndose con un amigo que ya tocaba y tal vez exagero, pero creo que en menos de dos semanas ya estaba sacando fracciones de algunas canciones. No lo podía creer!! en dos semanas y con las simples instrucciones de un amigo, mi hijo había logrado lo que yo no pude en 3 años de clases formales con todo y la teoría incluida.

Me había equivocado y peor aún, había proyectado mi fracaso pasado en mi hijo!

Entonces me di cuenta que tenía que rectificar y comencé a apoyarlo. Se inscribió en clases un poco más formales de guitarra a las que lo llevaba y lo traía. Al poco tiempo ya había formado una banda con sus amigos con los que ensayaba seguido. Vendió su guitarra para poder comprar una mejor. Yo por mi parte me convertí en su transporte privado y personalizado.

Un día, esperando afuera en el carro que saliera de su ensayo, sus amigos me invitaron a pasar para que los escuchara tocar. No podía creerlo! Tocaban increíble! Lamentablemente los teléfonos inteligentes de aquella época no eran aun tan inteligentes y no pude documentar nada (para fortuna de mis amigos y familiares, porque los estaría aun atormentando) sin embargo no faltaron oportunidades para filmarlo de nuevo y más abajo les comparto un video de la última presentación en el festival de nuevas bandas en Caracas, pero esta vez en el teclado. Si, si, mi hijo se había convertido en músico, a pesar de mis intentos fallidos por frustrar su talento.

207883_5812818212_4873_n

Luego de participar en varios eventos y festivales, lamentablemente los 3 bateristas que pasaron por la banda se fueron a estudiar fuera del país. Eso, aunado al comienzo de sus carreras universitarias, contribuyó a que se disolvieran, aunque siguen disfrutando de la música, ahora de una manera más relajada.

De cualquier manera, creo que le mensaje quedó claro. No importa qué tan alocado sea el deseo de tu hijo, aquí te dejo 5 consejos para que no te suceda lo que a mí.

1.- Escúchalo. Si te parece alocado lo que quiere hacer, pregúntate a ti misma/o por qué sería alocado. Qué hay detrás de ese no dejarlo seguir su pasión?.

2.- Apóyalo siempre y hazle sentir que  sí puede, aunque en el fondo te siga pareciendo una locura.

3.- Muestra interés, conversa, investiga, empápate acerca del tema y acompáñalo siempre que puedas. Si se trata de disciplinas en las que se dan presentaciones y eventos, asiste, trata de no faltar aunque no te guste o no entiendas nada.

4.- No pongas como excusa la falta de dinero. Estarás sembrando en su subconsciente que nunca podrá hacer nada si no tiene recursos económicos y hay muchísimas personas que han demostrado lo contrario. Hay fundaciones e instituciones a las que se puede acudir. Negocia con los familiares para que los regalos de cumpleaños, navidad y afines estén destinado o tengan que ver con la actividad, en fin, las posibilidades son infinitas, no desestimes ninguna.

5.- Si después de tooodo ese esfuerzo te dice que mejor no, que en verdad no le gusta o que quiere intentar otra cosa, sigue apoyándolo. Las cosas materiales son inversiones que se pueden vender para recuperar y reinvertir en la nueva actividad.

El simple hecho de que tú como padre creas en él sin importar las circunstancias, es el primer paso para construir confianza y que crea en sí mismo.

Y como lo prometido es deuda, aquí les dejo el video de su presentación en el Festival de Nuevas Bandas Caracas – 2009

Anuncios

Un comentario en “Cómo (NO) frustrar el talento de tu hijo ?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s